OFERTA - PRECIO ESPECIAL + ENVÍOS GRATIS VER OFERTA

¿Cuáles son los problemas más habituales de una puerta de garaje?

Da igual si tienes garaje compartido con la comunidad que si es de uso particular para tu vivienda. En más de una ocasión, habrás intentado acceder a él y te habrás dado cuenta de que la puerta no funciona correctamente y ni siquiera se abre, ¿verdad?

Para que no te preocupes por nada, desde aquí hacemos un repaso a los tipos de averías y problemas más frecuentes relacionados con las puertas del garaje.

 

Averías más frecuentes en la puerta del garaje 

 

Error en la conexión con los asistentes de voz 

En ocasiones, los asistentes de voz como Siri, Alexa y Google pueden tener algún tipo de fallo en la conexión que te impida realizar acciones como abrir la puerta del garaje. Revisa que hay buena señal y vuelve a configurarlos desde la propia interfaz.

 

No se abre la puerta del garaje 

Uno de los fallos que más se producen en las puertas de garaje automáticas suelen estar  relacionados con el sistema de apertura.

Seguro que alguna vez has ido a abrir la puerta con el mando o incluso con la app de Homyhub y te has dado cuenta que no funciona de ninguna de las maneras. Tranquilidad que esto es algo más común de lo que puedas creer.

Antes de comenzar a llamar al seguro de la vivienda o a un técnico en particular, lo primero que tienes que hacer es revisar si hay luz y no se ha producido un corte de electricidad en tu vivienda o comunidad. Si no es esta la causa, comprueba los fusiles del motor, no vaya a ser que alguno de ellos se haya podido fundido e impida un correcto funcionamiento de éste. Para ello, lo ideal es que vayas tocando y desconectando cada uno hasta dar con el averiado y poder sustituirlo.

También te recomendamos revisar el botón de la posición de la puerta. Puede que esté apagado y que esté afectando a la apertura de esta con normalidad.

Si todavía eres de los que utilizas los antiguos mandos, cuidado porque pueden dar más de un quebradero de cabeza. En este caso, tendrás que comprobar el estado de la batería, para verificar que no se hayan desgastado, y la conexión del receptor. Es muy habitual que se produzca cierta interferencia que dificulte el recibimiento correcto de la señal.

Ya sabes, si quieres evitar este tipo de situaciones pásate ya a apps como las nuestras y gestiona la apertura de la puerta de tu garaje de una forma cómoda desde tu móvil.

 

Se abre la puerta pero no se cierra correctamente 

Hemos conseguido abrir por completo la puerta pero no somos capaces de que se cierre, ¿qué tenemos que hacer?

Las puertas automáticas suelen dar este tipo de fallos, por lo que no hay que preocuparse que hay solución. En este caso, lo normal es que la causa se encuentre relacionada con el “interruptor de límite de carrera”.

Como aquí no se pueden hacer muchas pruebas, lo mejor será que llames a un experto para que él mismo pueda comprobar qué está sucediendo.

 

El sistema de seguridad de la puerta del garaje hace ruidos 

Aunque el material para fabricar las puertas del garaje suele ser de calidad, no debemos descuidar su mantenimiento a lo largo del año.

En este caso, lo más habitual es engrasar las piezas de las puertas cada cierto tiempo para evitar posibles ruidos y chirridos. Esta práctica la puedes hacer tú en tu hogar con algo de paciencia y sin ayuda de un técnico. Aún así, si tienes dudas consulta siempre a un profesional para que te pueda dar las pautas correctas.

 

Funciona el motor de la puerta pero no llega a abrirse 

Otro de los fallos que más suele repetirse es cuando el motor de la puerta del garaje funciona y hace ruido pero no es capaz de abrirse. Seguramente este problema esté relacionado con el condensador, si se ha perdido fuerza a la hora de impulsarlo no se activará la puerta y, por lo tanto, no se llegará a abrir.

Este inconveniente suele estar derivado por un problema algo más grave en el motor de la puerta. Para que esta funcionalidad pueda recuperarse necesitas la ayuda de un técnico profesional. Él te lo solucionará rápidamente y lo volverá a activar sin ningún inconveniente.

 

Se abre la puerta pero retrocede rápidamente 

Con el paso del tiempo, los sistemas de las puertas del garaje tienden a deteriorarse y dejan de funcionar correctamente. Si en tu caso ves como la puerta se abre pero retrocede de manera repentina, debes saber que lo más normal es que tengas un problema en el sistema de anti-aplastamiento.

Gracias a una reparación y ajuste del sistema podrás volver hacer que funcione con normalidad.

 

Hay obstrucciones en el sistema de guías 

Esta avería se produce, sobre todo, en las puertas corredizas que incluyen una especie de guías en el suelo. La obstrucción puede deberse a restos de grasa acumulados en las puertas, algún residuo que tapona esta guía o incluso simples hojas.

La mejor forma de solucionar este problema es usando un buen aspirador que te permita retirar toda esta suciedad. Si está bastante incrustada, te puedes ayudar de un cepillo o bastoncillo con agua y jabón.

En ocasiones, esta suciedad puede llegar a estar incrustada en partes de la puerta con mayor dificultad de acceso. En este caso tendrás que ver si es necesario o no desmontar la puerta para así poder limpiar con mayor profundidad.

 

El motor de la puerta no funciona 

Ya sea por el simple uso como por una falta de mantenimiento, los motores de la puerta pueden romperse y dejar de funcionar de un día para otro. Los problemas que más se repiten aquí son las roturas de las cadenas, el deterioro de ciertas partes internas del motor, avería en alguna pieza y hasta una simple desconfiguración.

Pero no te agobies que detrás de cada una de estas roturas hay una fácil solución.

El material del suelo del garaje y el material de la rampa pueden llegar a ocasionar también otro tipo de averías de carácter menor. Revisa de manera periódica su estado para evitar este tipo de inconvenientes y sustos.