ÚLTIMOS DÍAS DEL SUMMER SALE - PRECIO ESPECIAL + ENVÍOS GRATIS VER OFERTA

¿Cómo puedo cambiar la frecuencia del mando de garaje?

La seguridad de un garaje depende de muchas decisiones y medidas a adoptar, entre ellas las que competen al cambio de frecuencia del mando de garaje. Muchos usuarios no saben de la importancia que tiene, cada tanto, cambiar esta frecuencia para evitar que nuestro garaje quede expuesto y en riesgo.

Lo primero que hay que saber para poder cambiar la frecuencia del mando de garaje es que hay varios tipos de dispositivos, con sus marcas, botones y frecuencias. Cada mando a distancia de garaje funciona con componentes propios (de cada marca), por lo que no se puede cambiar un repuesto por el de otro fabricante.

Las marcas de los mandos de garaje utilizan diferentes frecuencias, que pueden ser modificadas. Para eso es necesario saber cuántas frecuencias hay, para qué sirven y cómo cambiarlas de ser necesario.

¿Cómo funciona un mando de garaje a distancia?

Todo mando de garaje tiene un circuito interno con un chip que genera un código que se transmite. A su vez, el dispositivo contiene una pieza electrónica (otro chip) que cumple la función de transmisor. Lo importante es entender que este chip utiliza un código aleatorio para garantizar la seguridad del mando de garaje.

El chip emisor almacena un código de 40 bits, que se “envía” al apretar el botón del mando. Esto le permite al sistema detectar lo que el usuario quiere hacer: abrir, cerrar o bloquear la puerta, por ejemplo.

El chip receptor también tiene una memoria con un código 40 bits. Si este chip receptor recibe los 40 bits que está esperando (la información del emisor), realiza la acción deseada. Estos dos chips permiten, básicamente, sincronizar el mando garaje con una puerta.

Que un mando a distancia coincida con el código receptor de otro mando a distancia es una probabilidad remota, de una en millones. En la actualidad, con el avance de la tecnología, es casi imposible activar el mando remoto a distancia de otra persona, ya sea por accidente o de forma intencional.

Existen dos tipos de mandos de garaje en función del código que emiten. Existen mandos  de código fijo y mandos de código cambiante. Los primeros emiten siempre el mismo código y los segundos lo van cambiando en cada pulsación. Ambos son fiables y seguros, según los especialistas.

La evolución de los mandos de garaje han ayudado a que esta seguridad sea inquebrantable. Los antiguos dispositivos enviaban un código de 8 bits basado en un solo patrón establecido. Era muy sencillo capturar la señal y retransmitirla para abrir la puerta de una cochera. Hoy en día no hay forma de predecir el número aleatorio con el que se conectarán los chips emisores y receptores.

¿Qué es y cómo se identifica la frecuencia de un mando de garaje?

La frecuencia de un mando de garaje es la vía por la que viaja la señal desde el chip emisor hasta el chip receptor. En términos más sencillos: es el canal que conecta el control de mando con la puerta del garaje.

Para cambiar la frecuencia de un mando de garaje primero hay que saber cuál tiene mi dispositivo. Por lo general, los mandos tienen una pegatina o con la frecuencia. Actualmente, todas las marcas usan dos: 433,92 MHz y 868 MHz.

Hay frecuencias que operan con 26,996 MHz y 40,685 MHz, denominados de cuarzo o Quartz, sin embargo están en desuso y las principales marcas de los mandos de garaje ya no las utilizan

Si el mando no tiene ninguna pegatina, entonces el consejo es recurrir a la página web del fabricante y buscar el manual oficial. Las marcas ofrecen esta información totalmente gratuita.

Otra solución es utilizar un frecuencímetro o contador de frecuencia. Se trata de un aparato que detecta y mide la frecuencia del transmisor. En este caso, el usuario deberá mantener pulsado el mando de garaje a distancia durante algunos minutos para que el contador lea la frecuencia correcta.

Cambiar la frecuencia del mando de garaje

Si bien la seguridad de los mandos de garaje es muy fiable, hay riesgos (mínimos) que se corren con este mecanismo. Por eso, HOMYHUB convierte a los garajes en centros inteligentes que pueden abrirse y cerrarse sin necesidad de ningún aparato. Los garajes pueden potenciarse con un dispositivo fácil de instalar y una aplicación sencilla de usar, intuitiva y rápida.

En caso de disponer de un mando de garaje inalámbrico, los especialistas de seguridad recomiendan cambiar, cada tanto, su frecuencia.

  • Lo primero es abrir el compartimento de la pila del mando y detectar el conmutador. Este dispositivo tiene tres posiciones numeradas: arriba, centro y abajo, del 1 al 3.
  • Es muy importante anotar esas posiciones antes de realizar cualquier cambio por si se necesita restablecer el código que se pretende cambiar.
  • Luego toca el turno de abrir el receptor del mecanismo de la puerta del garaje.
  • El paso cuatro es identificar el otro conmutador, que ha de estar con las mismas posiciones del mando de garaje a distancia.
  • El último paso -y más importante- es el de cambiar un sólo dígito de posición en ambos conmutadores. Hecho esto, automáticamente se cambia el código de frecuencia.
  • Después solo queda comprobar el funcionamiento del mando de garaje y, por seguridad, anotar la nueva cifra.

Disponer de un abridor inteligente, como el que ofrece HOMYHUB, ahorra la necesidad de cambiar la frecuencia del mando de garaje. Poder controlar la puerta de la cochera desde el coche facilita la vida del usuario. Dispositivo inteligente, solución inteligente, propietario inteligente.